Saltar al contenido

¡Lo que nadie te dice cuándo estas enfermo!

Otro discurso para entender la «enfermedad» sí es posible.

IG:@celanmor

¿No tienes tiempo de leer?
escucha nuestro podcast

¿Y si te dijera que SÍ se pueden modificar las condiciones «degenerativas» una vez se comprenda de raíz el comportamiento molecular de las enfermedades?

Sí es posible reconfigurar la memoria celular, «manipular» de manera NO invasiva y tóxica el comportamiento molecular de las enfermedades para que vuelvas a un estado de «BIEN-ESTAR» y EQUILIBRIO.

Sin embargo, esto sólo es posible con otro enfoque de intervención médico:
con la Nutrición y la Medicina Ortomolecular.

Este es el derecho que se te ha negado

En otras palabras…

Al comprender de raíz, los requerimientos nutricionales de los órganos: conocer los aminoácidos, minerales, vitaminas y aceites grasos —sustancias específicas de las que se nutren los órganos vitales como el corazón, el cerebro, el hígado, el páncreas; vitaminas que se consiguen sólo de los alimentos y que permiten activar, mantener y apagar la maquinaría biologíca. Si se conocen los requerimientos nutricionales de los órganos afectados por una determinada enfermedad -mal llamada crónica- donde el órgano ya NO puede realizar por sí mismo sus funciones básicas y complejas— por ejemplo, depurarabsorber, conectar un aparato interno con otro, o activar la ruta metabolica. Al diagnosticar una enfermedad hay que detectar qué organo u órganos se lastiman, de qué se nutren y darle los nutrientes necesarios en dosis altas para regenerar, limpiarfortalecer y subsanar sus células.

Sin embargo, esta investigacion que parece «logíca» no se realiza de manera masiva dentro de la consulta, sino que el médico se queda en la superficialidad, con diagnosticos mal enfocados y prescibe fármacos que esclavizan los órganos. Obligando al cuerpo enfermo a acostumbrarse a sentir dolor, inflamación y tristeza.

Imaginemos esto con el siguiente ejemplo:

Imaginemos que nuestro cuerpo es una hoja en blanco, sus órganos son pequeñas impresoras que recolectan, transcriben e imprimen determinados datos en diferentes patrones.

Imaginemos una cadena de tres pelotas verdes que se imprime, en repetidas ocasiones, en tiempos de 6… hasta que se presentan anomalías.

Ejemplo:

La primera cadena imprime tres bolitas verdes (1)
Segunda cadena imprime tres bolitas verdes (2)
Tercera cadena imprime dos bolitas verdes (3)
Cuarta cadena imprime una bolita verde (4)
Quinta cadena imprime una bolita roja (5)
Sexta cadena no imprime nada. (6)

En un enfoque tradicional, el método para resolver el problema se ve más o menos así: «Si no imprime el patrón, obligaremos a la impresora a imprimir una cadena de tres bolitas verdes porque ese el patrón correcto».

En un enfoque diferente, la forma de resolver el problema es a través de la duda. Es preguntarse: ¿Cuál es el patrón correcto?, ¿En qué momento de la cadena el patrón fallo?, ¿Qué imprimió en su lugar? ¿Por qué imprimió eso? ¿Faltará tinta? ¿Se intercambiarón los cartuchos?, ¿Con qué fenómenos se comporta de esta manera? ¿Ha pasado algo así con anterioridad? ¿Qué es lo que mantiene este patrón en «orden»?

Sin duda, las investigaciones personalizadas y profundas para restablecer la salud, se miran más tediosas, son más largas y ¿Por qué no? para reducir gastos, mejor generalizar la respuesta.

Porque si funciona, es decir, imprime la bolita verde a costa de todo, que más da los efectos secundarios o adversos a lo largo del tiempo. Y sobretodo en un cuerpo que no es tuyo, ¿no?

Es posible autosanarse con técnicas cíentificas

La Nutrición y Medicina Ortomolecular parece ciencia ficción pero no lo es, es pura bioquímica. Es un conocimiento que tienes negado y forma parte de una alternativa discursiva para comprender lo que categorizamos como «enfermedad».

¿Alguién (alguna vez) te explico algo sobre la «nutrición celular»?

Descubre el conocimiento que se te ha negado y tienes derecho a saber.

El rendimiento celular de una persona con un cuerpo enfermo, deficiente de vitaminas, minerales y proteinas; un cuerpo que se siente mal, se ve mal y sus parámetros son desequilibrados, internamente sus órganos vitales se encuentran «sucios»; se miran «óxidados»; o «pálidos». ¿Por qué?

Por un lado, el método de absorción de nutrientes se encuentra «tapado»; las paredes del estómago, se encuentran sucias y los alimentos que entran al tubo digestivo, tienen dificultad para absorber los nutrientes. Evidentemente, esto perjudica otros órganos que funcionan de manera conjunta, por ejemplo: el hígado no podrá metabolizar o «biotransformar» las pocas o muchas vitaminas y minerales encontradas en el tubo digestivo, no mandará el «lunch» correspondiente de manera eficiente y eficaz a los diferentes órganos. (Imaginate, si se encuentra un higado graso; «sucio» ¿Cuántos nutrientes estamos perdiendo si este proceso se lleva a cabo diariamente al menos tres veces al día para alimentar y recuperar energía?).

Otro órgano que puede estar en peligro con este «sarro» es el páncreas, que poco a poco, perderá la capacidad de generar insulina, (o descomponer los carbohidratos) ahora producirá una sustancia de «baja calidad» (resistencia a la insulina) y si ésta «desnutrición» perdurá, por tiempo prolongado, el pancréas dejará de «funcionar» (diabetes). Ademas, los riñones se verán perjudicados, porque ahora con el desequilibrio de otros órganos, filtrará en mayor cantidad, sustancias que no deberían depurarse (proteínas y vitaminas) a través de la orina (insuficiencia renal). Y ni se diga nada sobre la masa muscular, que es el primer órgano perjudicado cuándo hay una carencia de nutrientes (disminuye la musculatura) o exceso de carbohidratos refinados (aumenta la grasa). El músculo es el primer recurso de emergencia para alimentar a los órganos muertos de hambre.

La lista sigue, el color de la piel se oscurece, se mancha o pierde pigmentación, las articulaciones se inflaman y los huesos duelen. Sin saberlo, estás esclavizando las funciones internas de tus órganos vitaleslos estás conduciendo al limite, al desequilibrio interno, a la locura molecular y por lo tanto a la «enfermedad».


No es culpa tuya, es culpa de no tener el acceso adecuado a esta información.
¿Alguién te explico algo sobre la «nutrición celular»?
Sin duda alguna, un cuerpo enfermo no tiene la capacidad de llevar su potencial al siguiente nivel.

Asi que si alguien te llega a poner un letrero como estos o sabes de alguien que le pusieron un letrero así, comparte esta información y nuestros servicios. ¡Al compartirla te conviertes en un agente de cambio. Porque sentirse mal no debe ser la «normalidad»!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *